Edición Aguascalientes

Edición Guanajuato

Edición Monterrey


La pandemia del Covid-19 trajo nuevas costumbres, las personas se han quedado en su casa para realizar sus actividades, algunas de ellas han decidido remodelar su hogar para sentirse más cómodos e incluso para que los espacios se adapten a sus necesidades; es por esta razón que desde hace más de un año el interiorismo ha estado más presente. 

Ante esta situación de las tendencias, han sido protagonizadas por ambientes conectados con el bienestar y espacios flexibles y ergonómicos.
 

Los colores azules han sido los más populares en el año, ya que las tonalidades pasteles que aporten frescura a los ambientes en combinación con maderas en tonos naturales y crudos siguen en tendencia e que el color negro fue muy utilizado ya que se acopla a los estilos industrial y rústico.   

Se busca que el comedor y la sala estén preparados para funcionar como áreas sociales, de trabajo y relajación que se vinculan con la tecnología para volverlos inteligentes, mientras que la iluminación se ha convertido en un elemento clave para lograr espacios personalizados. 

La conexión con la naturaleza ligada a materiales ha sido también fundamental; es por ello que el diseño biofílico y su unión con la naturaleza fueron una de las tendencias, junto con los estilos eclécticos que mezcla lo rústico y lo moderno. 
 

Facebook

Edición Aguascalientes

Edición Guanajuato

Edición Monterrey

Proyectos Arquitectonicos

¡Norman Foster, un arquitecto “fuera de serie”!

¡Norman Foster, un arquitecto “fuera de serie”!

Norman Robert Foster es uno de los arquitectos más reconocidos a nivel mundial, fue galardonado con el premio Pritzker en 1999 y el Premio Príncipe de Asturias de las Artes...

La pandemia del Covid-19 trajo nuevas costumbres, las personas se han quedado en su casa para realizar sus actividades, algunas de ellas han decidido remodelar su hogar para sentirse más cómodos e incluso para que los espacios se adapten a sus necesidades; es por esta razón que desde hace más de un año el interiorismo ha estado más presente. 

Ante esta situación de las tendencias, han sido protagonizadas por ambientes conectados con el bienestar y espacios flexibles y ergonómicos.
 

Los colores azules han sido los más populares en el año, ya que las tonalidades pasteles que aporten frescura a los ambientes en combinación con maderas en tonos naturales y crudos siguen en tendencia e que el color negro fue muy utilizado ya que se acopla a los estilos industrial y rústico.   

Se busca que el comedor y la sala estén preparados para funcionar como áreas sociales, de trabajo y relajación que se vinculan con la tecnología para volverlos inteligentes, mientras que la iluminación se ha convertido en un elemento clave para lograr espacios personalizados. 

La conexión con la naturaleza ligada a materiales ha sido también fundamental; es por ello que el diseño biofílico y su unión con la naturaleza fueron una de las tendencias, junto con los estilos eclécticos que mezcla lo rústico y lo moderno.